Wednesday, February 01, 2006

7. Sensibilidad Somática

Sensibilidad Somática
Madrid Meneses Aarón Rafael Surós Batló, Juan
Meléndrez González Elodia Minerba Semiología Médica y Técnica Exploratoria
Mena Cruz Osiris Ramses Editorial Masson, 2001
Ontiveros Perez Daniel Omar ISBN 84-458-1080-4
Salgado López Daniela Byckley. Lynn S. 16 de Febrero del 2006 Bates: Guía de Exploración Física e Historia Clínica
Ficha No. 5 Ed. McGraw·Hill, 2003
ISBN 970-10-4146-1
http://lorien.die.upm.es/insn/docs/tacto.pdf

INTRODUCCIÓN


La sensibilidad es la facultad de la corteza cerebral de reaccionar a los estímulos aportados a ella por vías conductoras centrípetas, con un proceso de excitación que marcha con un proceso de excitación que marcha paralelamente con un proceso psíquico. A diferencia de otros sentidos, la sensibilidad somática posee receptores distribuidos por todo el cuerpo. Y se puede responder a varios estímulos diferentes, puede considerarse como un grupo de al menos cuatro sentidos: tacto, temperatura, posición de partes del cuerpo y dolor. Un estimulo individual suele activar muchos receptores y un solo receptor ya es capaz de codificar características del estímulo, como la intensidad, duración, posición, velocidad, etcétera.

La mayor parte de los receptores sensoriales del sistema sensorial somático son mecanorreceptores los cuales son sensibles a la deformación física; en el centro de cada mecanorreceptor existen ramas de axones no mielinizados con canales iónicos mecanosensibles cuya apertura depende del estiramiento o de los cambios de tensión de la membrana que los rodea.

Los corpúsculos de Meissner y los de Pacini son receptores de adaptación rápida, porque responden rápidamente al inicio del estimulo, pero después interrumpen las descargas, aunque el estímulo se mantenga. Por su parte los receptores de Merkel y las terminaciones de Ruffini son de adaptación lenta y generan una respuesta más persistente durante el estímulo prolongado. Los folículos pilosos están inervados por terminaciones nerviosas libres, su adaptación puede ser rápida o lenta dependiendo de la naturaleza de esta.

La sensibilidad táctil y discriminativa depende de ciertos puntos llamados de presión o táctiles, que representan la proyección en la superficie de los receptores nerviosos (corpúsculos de Meisser). La resolución es la capacidad de discriminación de dos puntos próximos, para su determinación se han hecho pruebas, confirmando que es muy distinta en cada parte del cuerpo, siendo muy buena en las puntas de los dedos y muy mala en zonas como la espalda.

La sensibilidad dolorosa tiene receptores específicos (nocirreceptores) en las terminaciones nerviosas libres que se distribuyen por el cuerpo, principalmente en la capa superficial de la piel, desde el epitelio hasta la capa córnea pero el cerebro es la gran excepción. Esta sensación es muy útil para la supervivencia del individuo pues actúa como un mecanismo de alarma que detecta situaciones anormales posiblemente nocivas que pueden ser de naturaleza mecánica, térmica y química.
Todas las células del cuerpo son sensibles a la temperatura, existen neuronas que son muy sensibles y detectan diferencias de hasta 0.01ºC. Los receptores en la piel detectan principalmente cambios súbitos y variaciones de temperatura, se adaptan durante los estímulos de larga duración. Los corpúsculos de Krause actúan como receptores del frío (10ºC-35ºC) y se encuentran superficiales; para el calor (30ºC-45ºC) los corpúsculos de Ruffini se encuentran mas profundos.

A diferencia de los receptores sensibles de los que hemos hablado, los proprioceptores proporcionan información sobre nuestro medio interno, pues permiten percibir la posición relativa de los miembros del cuerpo. Esta sensibilidad es fundamental para orientar los movimientos y el conocimiento de las posiciones de nuestras extremidades En las articulaciones existen mecanorreceptores que responden a los cambios del ángulo, dirección y velocidad de un movimiento en una articulación, son de adaptación rápida

Por último, la transmisión de información desde los sensores hasta el sistema nervioso central se realiza a través de nervios de varios tipos; el grosor de cada nervio determina su velocidad de transmisión, se han agrupado en cuatro clases (AI , AII , AIII y C), su velocidad de transmisión puede variar desde más de 100 m/s hasta menos de 1 m/s. Los receptores mecánicos y de propriocepción utilizan un camino más rápido, mientras los receptores térmicos y de dolor utilizan nervios más lentos.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home